martes, 11 de marzo de 2008

DESPUES DE LA TORMENTA...

Es curioso, a veces no podemos disfrutar de lo que esta pasando… Aun sabiendo que es único e irrepetible. Quizás, por esa velocidad de crucero que todo el mundo intenta controlar pero que sigue siendo demasiado rápida.


domingo, 9 de marzo de 2008

Compitiedo con mi sombra.

Un día diferente, extraño, con sabor amargo, se acentúa con el incienso que tanto me molesta por la mañana. Sabia que algo estaba pasando, no era normal, la hervidera estaba a punto de pitar, lo que desconocía es que el fuego estuviera prendido desde hace tanto tiempo... Por suerte tenia un as en la manga, ese que siempre había querido tener y que nunca tuve hasta hace poco mas de 2 años, salí al balcón y las vi, mis preciosas plantas, nunca me abandonan, sobre todo si pienso en el Hibiscos de Marina, en la planta del dinero de Sonia, en los ficus del Ikea, En las plantas del dinero Boliviano de Elisa, en la plantita sin nombre de Sarah y en los Geranios de Txisti que ya murieron pero significaban tanto para mi que aun los tengo en mi memoria (Eran mis primeros Geranios!!!, siempre aparece un bichito que no recuerdo su nombre y se los come desde dentro... Esa es la razón por la que he acabado teniendo plantas simples, duras y que como dijo Martin pescador consumen mucha agua)



Ocurre poco pero a veces me pasa, hay gente que piensa que es normal por el cansancio pero yo se que para mi no lo es. Domingo, 8:00 de la mañana, me levanto, vuelvo a la cama, pongo el despertador para media hora mas tarde y así hasta las 12:00... Salta la señal de Alarma y sobre todo si es el día que toca circuito, fatal!!

Volviendo a las plantitas, me di cuenta que podía hacer alguna cosa por ellas para intentar devolver todos esos buenos sueños que me dieron y sin darme cuenta eran las 15:00, removí la arena, saque las hojas secas, quite las malas hiervas y las situé en la mejor posición posible para poder comerse el sol y poder contemplar en primera fila la curiosa competición, a veces tan triste y sin sentido que tenemos las personas con nosotras mismas.

Eso consiguió parar el golpe, después de un rato me quede intranquilo otra vez y decidí visitar a Marc en la Caseta, si con eso no me calmaba, ya no sabía como conseguirlo... Salí con mi Brompton pitando como si alguien me persiguiera, quizás era eso, a menudo me siento como si fuera el punto de mira de la gente, se que es por como soy, por mi velocidad de crucero y por mis pensamientos provocadores como decía Laura, sea como sea, siempre acabo perseguido por mi sombra...

Al llegar a la caseta, me siento aliviado, si con esa subida en bici y a fondo no lo consigo ahora estaría muy preocupado. Entonces llega mi sombra y ya estamos otra vez, que estaba pasando??


Joder!! Menos mal que sabemos rodearnos cuando el barco hace aguas, me siento afortunado por tener los amigos que tengo, tan diferentes entre ellos y tan buenos conmigo... Sus palabras me calman pero la hervidera esta a punto de volver a pitar, finalmente me voy, sin saber porque, ni hacia donde, con esa sensación de vacío extraño que no me permite marcar un camino, tan solo soy capaz de poner el piloto automático que tanto conozco.

Dirección a casa, cruzo el Raval y recuerdo muchas cosas, la peor cuando me paro en el semáforo de Nou de la Rambla con la Ramblas (eso de que las bicis
también se tengan que parar ...) y me siento tan inseguro, con ese ambiente hostil, sabiendo que a 15 pasos hay la comisería de la guardia Urbana, eso no me pone triste, solo me recuerda porque cambié de barrio y porque empecé a ir mas rápido que mi sombra :)

El cataclismo, llamo a mi madre para decirle que me encuentro mal y no quiero visitarla en el hospital, me sentí la peor persona del mundo poniendo excusas chungas, hasta que no pude mas, le dije todo lo que no podía soportar, y me puse a llorar, no quiero volver a tener esa sensación , no puedo con ella, me siento confuso, En el circo familiar ya no se quien tiene razón, ya no me importa, por suerte tengo algo muy valioso, un tesoro, una vida que vivir y eso cada vez me gusta mas, por eso tengo que utilizar todos mis recursos.

Finalmente llegaron Plablo y las motos, Catar 2008, dichoso motor!!! y Corcho con su estilo y su sabiduría, una frase fue suficiente, matadora. “No puedes cambiar las cosas, son como son, hay que aprender a llevarlo”. Esa sonrisa picara, me hace pensar en lo que abra vivido para poder decirlo... Que cabrón y se queda tan ancho, si no fuera porque tiene razón...

La terapia Plablo funciona, es simple, me da arte a cambio de caña que a mi me sobra, en ese momento recuerdo que siempre queremos lo que no tenemos. Otra persona que me tiene sorprendido es Carolina, a veces tan cerca y a veces tan lejos, pero lo pasamos bien, también forma parte del grupo de terapia, es como una tela de araña, mucho mas compleja de lo que me imaginaba.

Una de la mañana, estoy cansao, llevo dos horas escribiendo y me siento satisfecho, si cuento los nombres que salen en esta crónica puedo sentirme afortunado, al final son parte de mi familia, aunque hoy les tocó a ellos/as soportar el peso de mi sombra.